AMLO manipula al «autónomo» fiscal de Gertz Manero

AMLO controla y manipula al «autónomo» fiscal de Gertz Manero, Tras La Verdad, Por Héctor Parra Rodríguez.

Después de no encontrar elementos de prueba en contra del General Salvador Cienfuegos Zepeda, en base al expediente que enviara la DEA, al gobierno de México, Amlo y el “autónomo” Fiscal General Gertz Manero, ofrecieron otra escena teatral para desacreditar a la DEA y fortalecer la inocencia “política y penal” del ex Secretario de la Defensa Nacional. Además, la pretensión de resarcir el daño moral ocasionado por el mismo López, al General.

Ambos, extravagantes servidores públicos, aprovecharon los micrófonos para hacer campaña mediática. El Doctor en Derecho, Alejandro Gertz Manero, el lugar de utilizar un lenguaje jurídico como argumento del por qué no procedió ejercitar acción penal en contra de Cienfuegos, utilizó un lenguaje soez, más pareció un pandillero de barriada insultando a su rival, que para el caso fue la DEA, léase de paso a las autoridades estadounidenses en materia de justicia.

Luego vendría la amenaza de Gertz de acudir a “tribunales internacionales” para exhibir al “socio millonario”, de inventar pruebas para acusar al General mexicano. Claro, no se trata de cualquier persona; no, es un General del Ejército Mexicano. En cada entrevista periodística que le hicieron, repetía el mismo discurso pendenciero el Fiscal General de la República Mexicana, como pretendiendo ganarse el respeto del público y conseguir la “admiración” por su valiente y atrevido arrojo de enfrentar a la DEA. Lo único que logró fue el ridículo.

Antes, en la mañanera, el mismo Presidente de la República, arremetió en contra de la DEA, por prefabricar pruebas. Parecía la misma tónica, sin embargo, le dio el “parón” al “autónomo” de Alejandro Gertz Manero, al afirmar que México, el gobierno mexicano, no acudiría a los tribunales internacionales a reclamar nada. La exhibición mediática solo sería local, no internacional. A partir de ese momento, el pendenciero del Fiscal General, volvió a guardar silencio. Como es su costumbre. Una prueba más de la falacia de la autonomía de la Fiscalía, que confirma la cínica y descarada dependencia del Alejandro Gertz, quien “come” de la mano del Presidente de la República. El sarcasmo en su máxima expresión de ambos “servidores públicos de la nación”.

Alejandro Gertz Manero, en su vida pisó juzgados o agencias del Ministerio Público, para litigar asuntos penales o de cualquier otra naturaleza. Su vida siempre ha sido tras el escritorio o la academia. Es pues más un docente pendenciero que un verdadero “Fiscal de Hierro” con experiencia en la materia. Por eso se envalentona fácilmente, el poder lo marea. Veremos si después de su periodo de elección, no lo detienen en los EUA, por hablantín, al haber acusado a la DEA, por inventar pruebas.

La función del Fiscal es simple. Analizar, estudiar, valorar si existen o no existen elementos de prueba suficientes en un expediente que hacen presunta la responsabilidad de algún imputado y la existencia de los elementos materiales del delito. Aunque hoy les llamen de diferente manera, dadas las reformas en materia penal. En el fondo es exactamente lo mismo. Por lo tanto, el lenguaje utilizado e inusual de un Fiscal, en sus entrevistas periodísticas, no fue el más adecuado para quien ostenta un Doctorado en Derecho ¡Le gana la emoción política! Y eso es precisamente lo que no debe hacer un Fiscal. Su espíritu, esta vez disfrazado de morenista, lo traicionó, aunque se ha vestido de distintos colores al emplearse en administraciones de otros partidos. Si sus emociones o pasiones prevalecen y se confrontan con la serenidad y la razón, bien puede acusar penalmente a terceros sin causa alguna, solo por la pasión, la emoción del momento, si eso le embarga, peor es su conducta cuando se trata de sus “enemigos políticos” ¡Cuidado señor Fiscal!

El “teatro Cienfuegos” parece haber concluido. Sobre todo, cuando en un principio el mismo Presidente de la República, encarnado en el ignorante del Derecho de Andrés Manuel López Obrador, quien daba por ciertas las acusaciones de la DEA y prometió “limpiar” las filas del Ejército Mexicano, de la corrupción. “Más pronto cae un hablador que un cojo”, reza un viejo dicho mexicano. Para resarcir el daño ocasionado no solo a Cienfuegos, sino también al personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, el tirano decidió nombrar al General Salvador Cienfuegos, como asesor de la Secretaría de la Defensa Nacional ¡Total protección! Así le regresó el honor robado y olvida, López Obrador, el oprobio de las ofensas que le causó a Cienfuegos cuando fue detenido y encarcelado en los EUA. Por medio de un nombramiento del ofensivo Presidente y la fotografía oficial, el General volvió a la vida. López, hipócritamente pretendió resarcir el daño causado al prestigio del militar. Ese daño moral, ese daño quedará ahí para siempre.

Gertz Manero

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos