Menos Mal que fue un San Valentín bastante diferente

Menos Mal que fue un San Valentín bastante diferente, por Samuel Pérez Rios.

Menos Mal que la Pandemia nos dicta confinamiento, autocuidado y aislamiento social; el Covid no respeta fechas y cuando menos desde el punto de vista social, este año, fue un San Valentín bastante diferente.

Este año no se llenaron los cines, ni los restaurantes, ni las tiendas de regalos, este año el comercio y los negocios de servicios están llevando la peor crisis de los últimos años, cadenas de cines ya anunciaron que están en riesgo de desaparecer y en días próximos cerrarán definitivamente muchas de sus salas de proyección.

Restaurantes de antaño llenos de historias y recuerdos ya han cerrado definitivamente, víctimas de este confinamiento.

Pero también el amor se ha visto afectado, una encuesta virtual reveló que más de la mitad de las parejas han tenido conflictos importantes en sus relaciones derivado del confinamiento o de la crisis económica.

Los infieles han disminuido de manera dramática, las relaciones extraconyugales se vieron afectadas por el cierre de hoteles, así como lugares ideales para sus escapadas esporádicas y por la obligada permanencia en su terruño familiar.

La vida sexual ha visto afectada principalmente en las parejas más jóvenes que comparten vivienda con familiares o que no cohabitan juntos por la falta de privacidad y las tenciones generadas por el constante rose entre los mismos personajes durante tanto tiempo.

Inclusive para los solteros fue un caos ante la imposibilidad de socializar y conocer nuevas personas de manera real, muchos han optado por establecer relaciones virtuales con ayuda de la tecnología, pero estas resultan mucho más frías y sin el apego y la unión que ofrece el contacto físico, por leve que sea, sobre todo al inicio de cualquier relación.

Quizá estamos siendo testigos de una nueva forma de amor, sin tantas entrañas, sin tanta codependencia ni tanta emoción, más impersonal, basada en comunicaciones a distancia y mensajes por el celular.

En realidad es parte de los efectos secundarios que tardaremos un buen rato en descubrir cuando todo esto termine, ¿por que si terminará cierto?

Es parte de esta nueva era, esta nueva forma de vivir que se nos presentó sin aviso, sin piedad y de manera tajante alterando desde nuestra forma de trabajar, de aprender, de vivir, de comprar, de amar y sentir, en fin, todo nuestro modo de transitar por este planeta en esto que solemos llamar vida.

 

San Valentín

 

 

Menos Mal / Por: Samuel Pérez Rios.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Qro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos profesionistas.