Menos Mal que la intolerancia es cada día mas clara

Menos Mal que la intolerancia es cada día mas clara, por Samuel Pérez Rios.

Menos Mal que nuestra sociedad se polariza día con día dividiéndonos y haciendo a la intolerancia un común denominador en nuestro país.

Podemos encontrar a diario ejemplos sobre cualquier tema, causa o ideología que cada quién lucha por imponer su punto de vista sin tomar en cuenta ninguna opinión externa, tomando la suya como una premisa universal.

Hemos perdido el respeto por la opinión de los demás y arremetemos con toda la fuerza para someter a nuestros semejantes a nuestra forma de pensar y esto ocurre a todos los niveles, desde el ciudadano que exige a gritos ser escuchado en la calle, hasta Beatriz Gutierrez que continúa atacando públicamente a quien difiere de su manera de razonar.

Desde luego que todos los puntos de vista son válidos, pero es de tontos pensar que el mío es el único pensamiento real, correcto y certero. así como muy inocente e inmaduro el creer que se puede cambiar la idea de los demás.

Somos individuos con situaciones, experiencias e historias diferentes, las circunstancias en las que nos hemos desarrollado difieren mucho unas con otras, así como la educación y la formación tanto física, como mental y emocionalmente, lo cual define nuestro sentir y nuestra opinión sobre cualquier cosa que nos rodea.

Todos los puntos de vista son válidos si tomamos en cuenta a cada ser humano como tal, lo que no es válido es la tonta necedad de creer que solo yo tengo la razón y estoy en lo correcto.

Esto se convierte en ridículo cuando quien lo ejerce es una figura de autoridad y tan solo demuestra su inmadurez y su intolerancia a la diversidad de pensamiento.

Cuando una persona logra madurar reconoce que la opinión de la gente es un referente, un punto de vista derivado de cualquier tema, desde el futbol, hasta el aborto o el calentamiento global, pero solo es eso, un punto de vista que puede ser escuchado sin que afecte mi particular pensamiento y sobre todo no es algo personal.

No es importante que todo el mundo piense como yo, si así fuera tal vez todos estaríamos equivocados.

Pero debemos de tener la fuerza mental y la madurez emocional de poder escuchar a los demás sin sentirnos aludidos de manera personal.

Cuando lo logremos, cuando aceptemos que no somos verdades absolutas que debemos de educar al resto de nuestra sociedad, este país podría comenzar a avanzar.

Desafortunadamente empezando con el presidente y su esposa, esta idea, en este momento de la historia nacional no tiene mayor importancia ni relevancia, por lo que ¿Qué podemos esperar del ciudadano común?.

En ocasiones, la gente que presume de preparación y educación académica y formal se empecina en demostrar su inmadurez e incapacidad social.

 

 

 

intolerancia

 

 

Menos Mal / Por: Samuel Pérez Rios.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Qro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos profesionistas.