Querido 8 de marzo. Hacemos la lucha

Querido 8 de marzo. Hacemos la Lucha, por: Bibiana.

Querido 8 de marzo: durante todo el día he visto a muchas (si no es que ya todas) mis amigas de redes sociales llenando sus perfiles de colores y frases con alusión a esta fecha.

No esperan ser felicitadas ni ser consoladas por ser este el día de la mujer, sólo quieren ser escuchadas y que haya justicia. Pero no la va a haber.

Me duele mucho ver comentarios de mis amigas cercanas o de cualquier niña contando alguna situación de abuso, de violencia, de burla, o de maltrato hacia ellas.

No tienen la culpa por ser mujeres. La culpa la tenemos todos por vivir en un país donde no hay justicia para nadie.

Afortunada (o desafortunadamente) me tocó tener unos papás protectores y no saben cuánto le agradezco a los dos por cuidarme tanto.

Tal vez como todos los padres, me han educado y me han inculcado el tener que cuidarme y no “provocar” ningún tipo de situación que me perjudique, tal como “no salgas con esta ropa”, “no puedes ir sola”, o “no puedes estar en la calle tan noche” y muchas más frases que igual y tú ya conoces.

Es hasta ahora que comienzo a entender el miedo que nos inculcan a todas desde chiquitas. Pues de verdad el mundo da miedo.

Me llena de tristeza escuchar testimonios de mis amigas sobre abuso sexual, psicológico, físico y tantas malas experiencias que postean y ni pensar de las que aún no se sienten listas de contar las suyas.

Este día es super notorio el tipo de comentarios o acciones para “quedar bien”. Quedar bien como institución aceptando que las mujeres falten a la escuela mientras que, cuando escuchan a alumnas hablar sobre acoso sexual, las expulsan.

Quedar bien como amigo mientras que el resto del año abusan de sus “amigas” y las tocan o difunden fotos íntimas de ellas. Quedar bien como mujeres, incluso, que este día publican que están a favor y que ni una menos, mientras que días después hablan mal de otras mujeres por su manera de vestir, o juzgan su manera de actuar, rompiendo todo concepto de sororidad que tanto decían querer difundir.

También es importante darnos cuenta de los comentarios de familiares lejanos, cercanos, vecinos, hermanos, personas que nos rodean día con día.

Pues si bien, no es un día con motivo de celebración, pero tampoco es un día para criticar lo que quieran hacer los demás.

Personalmente no he estado en ninguna marcha de ningún tipo, y creo que las mujeres que deciden asistir a las marchas feministas deben tener un porqué, además se necesita mucho coraje para salir y exponer sus sentimientos, aquellos sentimientos de valentía que antes eran de temor, o aquellos sentimientos de seguridad al caminar al lado de otras mujeres mientras que al caminar en una calle llena de hombres es aterrador.

Considero que cada vida humana vale mucho, por el simple hecho de ser humanos, incluso creo que a los animales hay que respetarlos y amarlos también. Está claro que, aunque muchas personas digan “esas no son formas…” nada compensa ni cambia el hecho de haber perdido a tu madre, a tu hermana, a tu amiga, a tu hija.

Es un sentimiento que simplemente no me puedo imaginar, y creo que la impotencia de saber que alguien dañó a alguien que quieres es el peor sentimiento.

Pues en el peor de los casos ya no hay nada más que hacer, poniéndonos a pensar, es lógico querer quemar, destruir, parar todo. Es lo que un papá haría por su hijo o cualquier persona haría por los que ama.

Es tan triste saber que aún con tantos gritos, tantos grafiteos, aún después de haber quemado y destruido media ciudad, las personas no se “des-agreden” sexualmente, no por eso se “des-viola” a una niña, no por eso se encuentra con vida a tantas que fueron arrebatadas así sin más y eso es lo que da más coraje.

Justicia. Simplemente se pide justicia. Como bien dicen “sé que no soy la primera, pero quiero ser la última”,  claro que todos los mensajes que se gritan y se plasman por toda la ciudad llegan hasta el mismo presidente, pero no sirve de nada.

Este no es un mundo justo porque si fuera justo construirían vallas de protección alrededor de las mujeres y no alrededor de monumentos.

Si fuera justo no habrían candidatos a puestos políticos con denuncias contra abuso sexual. Si fuera justo ninguna mujer se sentiría insegura en las calles. Si fuera justo ninguna niña sería tocada. Si fuera justo todas volverían con vida.

Querido 8 de marzo: sólo puedo decirte que hablar de este tema siempre me deja mucho que desear, siempre me deja esperando algo más de la educación sexual y la educación en general que se nos da a todos, y esperando algo más de la poca humanidad que nos queda hoy en día, y esperando algo más de todas aquellas mentes distorsionadas que en algún momento le hicieron daño a alguien más, sea hombre o mujer.

Como todas yo quiero caminar sintiéndome segura, quiero poder ver con tranquilidad a mi amiga subiéndose a un taxi sin rastrear su recorrido todo el tiempo y preguntándole si todo bien cada 5 minutos, quiero poder rodearme de hombres y mujeres que quieran el mismo bienestar para todos porque todos merecemos vivir bien.

Pero uno puede querer muchas cosas, ¿verdad?.

 

Hacemos la lucha / Por: Bibiana.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal de Querétaro; quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos profesionistas.