Murió Hilton Valentine, integrante de The Animals

La discográfica de The Animals, ABKCO Music, dio la noticia a través de un comunicado

Sus dedos acariciaron las cuerdas de la guitarra para componer uno de los arpegios más memorables de la historia del rock en The house of the rising sun. Provisto de ese pasaporte para la eternidad, el guitarrista de The Animals, Hilton Valentine, murió a los 77 años de edad.

La discográfica de The Animals, ABKCO Music, dio la noticia a través de un comunicado en el que describió a Valentine como un «guitarrista pionero que influyó el sonido del rock and roll para las próximas décadas».

La banda encabezada por Eric Burdon fue una de las principales referencias a mediados de la década de los 60 gracias a su rock pasado por el tamiz del folk y del blues. En buena parte esa fama se la dio su versión de The house of the rising sun, en la que Valentine jugó un papel fundamental.

El propio Burdon lo recordó al despedirse de su compañero en las redes sociales: «¡Las notas iniciales de Rising Sun nunca sonarán igual!… ¡No sólo las tocabas, las vivías! Desconsolado por la noticia repentina de la muerte de Hilton. Pasamos grandes momentos juntos», escribió.

La guitarra con que Hilton Valentine tocó ese arpegio, una Gretsch de Tennessee que compró en 1962, también ha pasado a la historia gracias al video musical que acompañó la canción, que encabezó las listas de éxitos en todo el mundo.

Huérfano desde los 16 años, canalizó su desbordante energía primero en el grupo de “skiffle” The Heppers, y posteriormente en los roqueros Wildcats, donde se hizo conocido por rodar sobre el suelo mientras tocaba la guitarra.

Fue precisamente esa actitud salvaje la que le permitió unirse a los 20 años a The Animals, junto al cantante Eric Burdon, el bajista Chas Chandler, el tecladista Alan Price y el baterista John Steel.

La banda encabezada por Eric Burdon fue una de las principales referencias a mediados de la década de los 60 gracias a su rock pasado por el tamiz del folk y del blues. En buena parte esa fama se la dio su versión, en 1964, de “The house of the rising sun”, en la que Valentine jugó un papel fundamental.

 

La canción, cuyo riff de apertura ha sido un rito de iniciación para los guitarristas en ciernes de todo el mundo desde entonces, tuvo tanta resonancia en Estados Unidos que muchas personas se sorprendieron al escuchar que la banda provenía del corazón industrial de Inglaterra.

Con información de agencias foto archivos