Moscú sumergida en una tormenta invernal

Moscú quedó sepultado en la nieve tras densa tormenta invernal

Se trata de una tormenta invernal que rompió récord en Moscú por la cantidad de nieve que cayó. La capital de Rusia está sumergida en una tormenta invernal misma que es considerada una de las mayores nevadas de los últimos tiempos pues se estima que la tasa de precipitación de nieve puede batir récord de 65 años.

Desde el viernes y hasta el momento en la capital rusa se han acumulado hasta 56 centímetros de nieve, unos volúmenes que no se veían desde marzo de 2013.

«Es muy posible que este 13 de febrero batamos el récord de acumulación de nieve en Moscú. Este es de 60 centímetros y se estableció en 1956», señaló el especialista principal del centro meteorológico Fobos, Mijaíl Leus.

Entre tanto, en algunos lugares de la región de Moscú se han acumulado montículos de nieve de hasta 71 centímetros.

Al mismo tiempo, las temperaturas en la capital se mantienen entre los -10°C y -12°C y pueden bajar hasta -19°C durante la noche. Las ráfagas de viento podrían alcanzar los 15 metros por segundo.

En la mañana de este sábado también se batió el récord de precipitación diaria en la capital rusa, ya que cayeron 15 milímetros de nieve, 1,4 milímetros más que el indicador más alto anterior, registrado en 2019.

Las personas están alerta debido a la tormenta invernal

En total, en la ciudad de Moscú ha caído un tercio de la norma de nieve habitual para febrero, una cifra que en la región de Moscú es de hasta más del 60 % de la norma.

Debido a la tormenta el transporte público funciona con retrasos y se han dado casos de vehículos encallados en la nieve. En las carreteras se han formado atascos de 10 puntos de los diez posibles, en su mayoría a causa de camiones pesados que resbalan y no pueden avanzar en tramos ascendentes.

En cuanto al transporte aéreo, más de 50 vuelos fueron retrasados en los cuatro aeropuertos de Moscú debido a la situación meteorológica.

Más de 2.000 trabajadores de los servicios públicos y varias unidades de equipos especiales participan en la limpieza de los accesos al metro, paradas de autobús, centros de salud y edificios públicos. Según las autoridades, ya se han retirado más de 1,1 millones de metros cúbicos de nieve de las calles de Moscú.

Los meteorólogos pronostican que al final de la tarde del sábado las nevadas y ventiscas se debilitarán, aunque no se detendrán por completo.

De acuerdo con el director científico del Centro Hidrometeorológico de Rusia, Román Vílfand, las nevadas continuarán en la capital hasta el 14 de febrero.

 La Verdad Noticias por Gabriela Flores foto agencias