Buscan crear carne con células cultivadas en laboratorio

Una ‘start-up’ australiana quiere crear carne de cerdo, canguro y búfalo a partir de células cultivadas en un laboratorio

Una empresa emergente llamada Vow, que quiere crear carne de distintos animales a partir de células cultivadas en su laboratorio, ha conseguido recaudar seis millones de dólares en una ronda de financiación inicial, informaron este medios locales.

Su intención es utilizar 11 células similares a las de cerdo, canguro, búfalo, alpaca, cabra, conejo o ratón para fabricar productos cárnicos que sean mejores, más saludables y más sabrosos de los que hay en el mercado actual, con el objetivo de cambiar la manera en la que los consumidores compran y comen carne.

«La forma en que las personas eligen no será solo el aspecto sensorial [de los alimentos], sino que podría estar relacionado con las opciones funcionales», explicó Tim Noakesmith, cofundador de Vow. «Habrá productos específicamente para el mercado cetogénico y para aquellos que desean un enfoque más natural de la salud o productos para ayudar a la gente a dormir mejor».

Transición alimenticia

En su opinión, aunque la gente ya está empezando a tener en cuenta el tipo de alimentos que ingiere, esta transición llevará entre 10 y 15 años.

James Tynan, director de Square Peg Capital —que lideró la ronda de financiación—, dijo que apostaron por Vow porque tiene «un equipo con la visión más audaz del futuro de la alimentación», argumentando que «están abordando uno de los mayores problemas del planeta y han obtenido resultados con menos de 1 % de los recursos de sus competidores».

Por su parte, George Peppou, cofundador de Vow, indicó que confía que dentro de cinco años sus innovadores productos ya estén en los estantes de los supermercados y sean aceptados por los chefs de los restaurantes.

¿En qué consiste?

La compañía con sede en Sídney hace una biopsia del tamaño de una almendra de un animal, de cual capturan células de partes como el músculo, que se comen como alimento. Luego se colocan en un entorno que se replica en el interior del animal y se les alimenta con «medios» que les brindan todos los nutrientes necesarios para crecer, proceso que ocurre en un período de entre cuatro y seis semanas.

«La única razón de hacer esto es alimentar a miles de millones de personas, por lo que seremos globales desde el primer día», aseveró Peppou. «Ya estamos trabajando con reguladores en muchos mercados, no hay ningún escenario en el que esto sea simplemente una empresa australiana», añadió.

Con el objetivo de perfeccionar la calidad de sus productos, Vow aumentará su plantilla de 23 a 35 empleados durante los próximos dos años, con la finalidad de materializar un producto comercial que llevaría a nivel mundial.

Por David Parry / Reuters Con información de RT