Curiosidades insólitas de la naturaleza

Curiosidades que te sorprenderás al conocer y apreciar otra cara de la naturaleza.

La naturaleza es sorprendente, miles de animales tienen cualidades diferentes que los hacen muy especiales en la naturaleza. A continuación te presentamos algunas curiosidades …

Corazón de colibrí

El corazón del colibrí, entre otras curiosidades, es una de las aves más pequeñas del mundo, late hasta 1.000 veces por minuto. Pero esta maravillosa ave cuenta con otras curiosidades numéricas. No sólo tiene un corazón rápido sino además una capacidad de aleteo que puede llegar a 200 veces por segundo. Algunas especies de huevos de colibrí pueden medir de 8 a 10 milímetros y el tamaño de su nido es el de un dedal. La mayoría de los colibríes alcanza un vuelo de 15.000 pies de altura.

Sin saltos

El elefante es el único animal que no puede saltar. Teniendo cuatro rodillas, no puede utilizarlas para esta finalidad. Se trata del animal terrestre más pesado que existe en la naturaleza, por lo que no es raro que su tamaño se lo impida. Pesa alrededor de 16 mil libras y se le hace imposible levantar las cuatro patas a la vez.

Orugas musculosas

Las orugas tienen alrededor de 6 veces más músculos que los seres humanos. Este pequeño animalito posee entre 2.000 y 4.000 músculos, según la especie, mientras que el hombre posee solo unos 600. La vida de la oruga tiene el foco puesto en su crecimiento. Desde que nace, crece exponencialmente en pocas semanas, aumentando su masa corporal en mil veces o más. Durante la fase larvaria debe consumir lo suficiente para sostenerse en la adultez y poder completar su metamorfosis.

Educados

Tanto los cocodrilos como los caimanes no sacan la lengua, ya que ésta es una especie de membrana ubicada al fondo de la garganta que ayuda a empujar los trozos de alimento al interior. Además es pequeña para evitar morderla al tragar, y de suma sensibilidad a los estímulos externos.

Dientes grandes

El pez dragón puede llegar a tener unos dientes de tal longitud que le imposibiliten cerrar la boca. Se trata de una especie de la zona abisal, es decir, aquella parte del océano situada entre los 3 mil y 6 mil metros de profundidad. El nombre de la especie es Stomias Boa y se trata de uno de los monstruos marinos más escalofriantes. Su cuerpo largo y plano puede llegar a medir de 32 a 40 centímetros.

Siempre despierto

Los delfines, entre otras curiosidades, duermen con un ojo abierto. En esta especie, la respiración es un acto voluntario, no un reflejo, por lo que han desarrollado la capacidad de dormir con una parte del cerebro, apagando uno de los hemisferios, mientras que la otra continúa despierta y controlando las funciones vitales. Cuando duermen, flotan en la superficie con un ojo abierto y una aleta sobresaliendo, y van variando el lado del cerebro que descansa.

Con ojos cerrados entran moscas

Los sapos y las ranas deben cerrar sus ojos para tragar su alimento. No existe ningún hueso entre el ojo y la boca, por eso los ojos se desplazan hacia atrás, y con este movimiento logran impulsar a la presa hacia el interior del estómago. Dado que es muy raro que estas especies posean dientes, el alimento pasa entero de la boca al aparato digestivo y el parpadeo ayuda a introducirlo.

Blanco y negro

Ese color blanco tan característico del pelaje del oso polar esconde debajo una piel negra, útil para atraer la radiación solar, que le permite al animal aumentar el calor corporal. El pelaje es transparente, e incluso amarillento en ciertos lugares, pero el reflejo de la luz crea la sensación de blancura tan típica de esta especie.

Helado de coco

Se cree que las primeras palmeras crecieron en el Polo Norte. Según un estudio liderado por la Universidad holandesa de Utrecht, las palmeras florecieron en el Ártico durante un período caluroso hace 50 millones de años. Para arribar a esta conclusión se estudió el sedimento del mar en el Polo Norte y se encontró polen de palmeras antiguas, entre otros árboles. Esto significaría que las temperaturas en el Ártico no habrían sido tan frías, quizás como consecuencia de erupciones volcánicas, o por algún tipo de nubes formadas en esta zona que atraparan el calor y aceleraran el calentamiento.

El bigote de los gatos

Los bigotes son tan importantes para los gatos que sin ellos tienen problemas para mantener el equilibrio. Con ellos controlan el sentido del balance y la orientación en la oscuridad. La raíz del bigote se encuentra profundamente adentro de la cara entre nervios y vasos sanguíneos con conexión inmediata al cerebro. Por eso son tan sensitivos a cualquier cambio en el ambiente y nunca se chocan con nada, moviéndose con tanta precisión.

Sin cabeza

Se ha comprobado que la cucaracha, el insecto más resistente a lo largo de la historia y más despreciado a la vez, puede vivir varios días, incluso semanas, sin su cabeza. A la vez, la cabeza también sobrevivirá sin cuerpo hasta quedarse sin energía. El cuerpo quedará reaccionando a estímulos pero sin coordinación del cerebro. Además, la cucaracha puede sobrevivir más de un mes sin agua ya que absorbe la humedad del ambiente a través de su cuerpo. Se calcula que este insecto ha estado presente desde hace más de 300 millones de años en la Tierra.

Lengua azul

Se cree que muchas especies animales cuentan con partes del cuerpo de color llamativo para advertir a los depredadores. Ésta puede ser la explicación a la extraña lengua azul con la que cuentan algunos animales. Dentro de ellos se encuentran el lagarto lengua-azul, el perro Chow Chow y el oso negro. Otra explicación a esta extraña lengua azul sostiene que ese color les permite prevenir quemaduras solares a los animales que viven expuestos al sol, como lagartos o serpientes.

Pequeño cerebro

El avestruz posee, entre otras curiosidades, un cerebro tan pequeño que incluso sus ojos son de mayor tamaño. Se trata del animal más grande entre las aves, con sus aproximados 3 metros de altura y sus más de 390 libras. Pero así y todo, el cerebro de un avestruz tiene, nada más ni nada menos, que el tamaño de una nuez.

Dentadura de mosquito

Aunque suene raro, los mosquitos tienen dientes. Se trata, en realidad, de una especie de dentadura denominada dentículos, que usan para perforar y succionar la sangre de los seres que pican e inyectar toxinas. Esto solo lo hacen las hembras de mosquito ya que la sangre es una fuente de proteínas útil para alimentar a sus crías. Los machos sobreviven nutriéndose del néctar de las plantas u otras sustancias dulces.

Más veloz que el hombre

El hipopótamo, un animal de apariencia torpe, cuenta con unas patas cortas que de manera sorprendente soportan ese cuerpo tan grande, solo superado en tamaño por el cuerpo del elefante. Pero a pesar de su tamaño, la fuerza de esas pequeñas y gruesas extremidades ha convertido al hipopótamo en el animal que corre en tierra más rápido que el hombre, alcanzando los 40 km por hora.

Eugenia Orbe How