¿Por qué están torcidos los árboles en Polonia?

El origen del bosque de pinos torcidos en Gryfino, Polonia, es un misterio, ¿era su destino ser muebles para el servicio secreto alemán o son parte de una secreta danza curvilínea de la naturaleza?

En las profundidades de la región de Pomerania Occidental, en Polonia, se encuentra una sección completa de árboles torcidos que se doblan en puntiagudos ángulos cerca de su base, formando un extraño y misterioso fenómeno conocido como “El Bosque Torcido”.

Por qué se doblan así los árboles? Nadie lo sabe con certeza. Algunas teorías implican que las duras condiciones climatológicas han llevado a esa peculiar forma en los árboles. Mientras que otras culpan al desarrollo de las civilizaciones por el fenómeno.

El fotógrafo de paisajes Kilian Schoönberger compartió algunas de las fotos que tomó en el bosque, así como el folklore que le rodea.

De acuerdo con Schoönberger y la tradición oral de la región, los árboles fueron plantados cerca de 1930. Durante ese tiempo, a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes controlaban el área.

A la fecha, hay rumores de que algún tipo de método o técnica hecha por el hombre fue utilizada para producir éstas extrañas formas en los árboles – aunque no está claro cuál era el propósito que servían.

Como si quisieran mostrar una inclinación estilística,  400 pinos en un rincón del oeste de Polonia crecen con una curvatura de 90 grados en su base, dándole un toque femenino y agraciado a la generalmente excrecencia faliforme de los coníferos.

Existen varios mitos alrededor de este bosque ubicado en Gryfino y poca información fidedigna, pero la versión más repetida es que fueron plantados en la década de los 30 con intervención humana con el fin de ser convertidos en muebles; se dice incluso que fueron los carpinteros del servicio secreto alemán los que curvaron los árboles con dispositivos mecánicos. Sin embargo, los pobladores locales señalan que los troncos no son adecuados para fabricar muebles, y que se debe a un extraño patrón natural.

De lo que no hay duda es que este bosque es un gran escenario para jugar «encantados» con un spin.

Agencias, fotografía especial  PaulaMozzewska